13/5/17

Juez Dredd: Isla Esmeralda, de Garth Ennis y Steve Dillon



Una de las mejores historias del Juez Dredd.


Recordamos una de las primeras tramas que creó Garth Ennis en la revista 2000 AD con el Juez Dredd como protagonista, en una de sus primeras colaboraciones con Steve Dillon, con el que crearía varios años después Predicador.


Puntuación:
Publicación original: 2000 AD Prog #727–732, en 1991
Publicación España: No ha sido publicado
Guión: Garth Ennis
Dibujantes: Steve Dillon
Portada: Glenn Fabry
Género: Género Negro
Páginas: 36 páginas, color
Precio: -

En 1991, cuando el norirlandés Garth Ennis todavía no había cruzado el charco hacia los Estados Unidos y todavía no había comenzado su exitosa etapa al frente de Hellblazer o Predicador, empezaba a despuntar en la serie fetiche y estrella de 2000 AD, Judge Dredd, título de culto del Reino Unido que nos presentaba a un curtido y veterano juez llamado Dredd, que pertenecía a un grupo de jueces del futuro que tenían la potestad de ser juez, jurado y verdugo al mismo tiempo. Es decir, eran una policía con un nivel altísimo de autonomía y libertad para aplicar las leyes en cada momento. El motivo de ello era que en el futuro gran parte de la población se han unido en megaciudades, como Mega-City Uno, donde opera Dredd. En estas grandísimas urbes, la criminalidad ha aumentado de forma dramática y la única solución ha sido impartir justicia de forma rápida y efectiva. Una de las curiosidades y hechos más importantes de las tramas del Juez Dredd es que el tiempo dentro de las historias de los cómics se mueve a la misma velocidad que en el tiempo real (es decir, avanza en tiempo real), y eso supone que cada año que pasa desde que hubiera sido creado, en 1977 (año 2099 en el cómic), el personaje cumple un año más. De hecho, en marzo de 2017 Dredd cumplió su 40 aniversario desde que fuera creado, y en los cómics ha superado los sesenta años de edad, acercándose a los setenta.

En el caso de Emerald Isle (Isla Esmeralda), la historia ocurre en el año 2113 (y esto es debido a que fue publicada en 1991), y el Juez Dredd se ve envuelto en una trama política donde debe ir a Isla Esmeralda, lugar que en el pasado era conocido como Irlanda o Eire, pero que con el paso de los años se ha convertido en un enorme país que sólo sobrevive como un parque de atracciones en el que los turistas pueden ir y sumergirse en una cultura antigua, comer patatas y beber cerveza, como hacía la población de aquel país hace más de un siglo. Debido a ello, un grupo de terroristas se ha levantado en armas, pidiendo que se deje de humillar a su pueblo, que se ha convertido en el hazmerreír del mundo. 

Cuando el Juez Dredd llega a Isla Esmeralda, forma equipo con uno de los variopintos jueces de aquel país, con una vestimenta verdiblanca y una actitud bastante indulgente contra la criminalidad.


Lo primero que hay que destacar de este arco argumental es que tiene mucho humor dentro de ella. Desde el típico humor negro que siempre suele mostrar Ennis en sus combates y batallas, con sangre y miembros amputados, o formas bastante originales de asesinar, hasta la sátira política: ¿quién nos dice que en el futuro algún país no se convierta en un parque de atracciones completo, viviendo únicamente para el turismo? La cantidad de elementos futuristas, siempre desde un aspecto distópico y distorsionado, además de hacer reír, nos avisan de los peligros de la contaminación, del uso indebido de las tecnologías e incluso de la construcción incontrolada de ciudades.

RELACIONADO: El Juez Dredd tendrá nueva serie de televisión



Steve Dillon, compañero de armas de Ennis


Uno de los aspectos que más se pueden destacar de esta historia es que asistimos ante una de las primeras colaboraciones entre ellos. Se conocieron en 1989, y desde entonces formaron una alianza creativa que destacó, además de en el Juez Dredd, en series de culto como Hellblazer, Predicador o los comienzos de la etapa de Ennis en Punisher, entre los años 2000 y 2003, antes de la línea MAX. Su estilo era el ideal para mostrar humor y violencia, con unos gestos muy curiosos en las caras de sus personajes y una habilidad espectacular para plasmar la brutalidad más sanguinaria posible. El dibujante falleció a finales de 2016.


Otros cómics del Juez Dredd reseñados en Comicrítico


- Judge Dredd vs Predator

- Batman / Juez Dredd: Morir de risa


En conclusión...


Es una pena que en España se haya distribuido tan mal las diferentes series del Juez Dredd, la inmensa mayoría de ellas están inéditas, como ésta. Autores como el propio Garth Ennis, Grant Morrison, Alan Grant, o los creadores del personaje, John Wagner y el español Carlos Ezquerra, han demostrado sobradamente las cualidades de este personaje y su estupendo mundo futuro, sin complejos, directo, violento y original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: