17/5/17

El carterista, de Kazuo Koike y Goseki Kojima



"Pero no quiero comportarme como un carterista cobarde. Por eso me comportaré con ética y competiré contigo. Si ganas, tú y tu hija os salvaréis. Esa es la mínima compasión que te ofrezco. En cambio, si pierdes..."

ECC Ediciones nos sigue regalando más y más títulos inéditos en castellano del dúo artístico más importante de la historia del manga seinen, Kazuo Koike y Goseki Kojima, los cuáles dominaron durante dos décadas el género histórico del manga, creando una decena de títulos memorables, entre ellos El carterista, una obra desgarradora de principio a fin que analizaremos a continuación.


Puntuación:
Publicación en España: ECC Ediciones, febrero de 2017
Publicación original:  道中師, Douchuushi. Shuukan Taishuu entre 1972-1974


Guión: Kazuo Koike
Dibujo: Goseki Kojima
Portada: Goseki Kojima
Formato: Rústica con sobrecubierta
Demografía: Seinen
Género: HistóricoSamuráiArtes marciales
Páginas: 464 páginas, Blanco y negro, orden de lectura oriental
Precio:  14,95 euros




Trama



Edo, mediados del siglo XIX. Los carteristas forman diferentes bandas que se enfrentan entre ellas por zonas y poder. Pero entre medio de todos ellos surge el desconocido Ankuro, que empieza a interponerse en las competiciones de cada banda y comienza a elaborar una oscura intriga que encuentra en la venganza su motivación última. ¿Quién es Ankuro? ¿por qué es un ladrón tan hábil? ¿qué es lo que quiere de las mafias de carteristas?

Una pareja inolvidable de mangakas que escribían la historia de Japón en muchos mangas diferentes


El tándem creativo formado por el escritor Kazuo Koike y el dibujante Goseki Kojima se puede considerar como una de las uniones artísticas más prolíficas e influyentes de la historia del manga y el cómic en general. Juntos realizaron, durante dos décadas, más de una decena de títulos que plasmaron los hechos más trascendentales de la historia japonesa ocurridos entre mediados del siglo XVI hasta mediados del siglo XIX. De hecho, El carterista se sitúa justo en este último periodo, a finales del periodo Tokugawa (hacia 1840). Y cada una de las obras creadas por este dúo contiene una trama que, intencionadamente, nos va relatando un sinfín detalles del momento cultural, de las profesiones y las costumbres de cada periodo, recopilando un gran conjunto de datos que se convierten en un retrato fascinante y exacto de la sociedad japonesa feudal, haciendo que el lector viaje al pasado. Cambia mucho si la historia del manga se desarrolla en un pueblo o en una ciudad, o si el personaje principal está viajando por todo Japón - como un samurái errante -, o por el contrario está instalado en algún núcleo urbano o rural. También la historia cambia desde la perspectiva de la profesión que desempeña el protagonista, y es que en los mangas de Koike y Kojima hay mucha varieda y el lector ha podido ver a samuráis, nobles, detectives e incluso carteristas (como en esta obra) como protagonistas, cada cuál con sus detalles curiosos y atractivos. Y por último, otro factor que cambia de un título a otro, es el tono de la narrativa, pudiendo encontrar desde la lectura más poética, como se puede disfrutar en Kei, crónica de una juventud, hasta el más sexual y humorística, como ocurre en Son Goku: El héroe de la ruta de la seda. También se presentan títulos más solemnes y descriptivos, como Kasajiro, el clavatatamis y El hombre sediento, o los que tienen un carácter más belicista y militar, como Hanzo, el camino del asesino y Shingen Takeda: El tigre de Kai. De todos modos, a pesar de las diferencias todos tienen un punto en común: la épica y la tragedia, siempre en grandes dosis. 


Una historia de venganza


El carterista se encuentra entre las obras más desgarradoras e impactantes que realizaron Kazuo Koike y Goseki Kojima juntos. Vuelven a abordar el tema partiendo desde la venganza, siempre desde una perspectiva trágica y romántica, y siempre manteniendo el misterio (No sabemos a quiénes busca realmente Ankuro hasta llegar a la página 400, ¡y cuando lo descubrimos lo entendemos todo a la perfección!). El tomo está dividido en 4 capítulos titulados 'El primer golpe: Kirare-no-Edo', 'El segundo golpe: Shinko la Kabuto', 'El tercer golpe: Robando cenizas, determinación y cenizas', y 'El cuarto golpe: Las casas adosadas de los Tres-itos'.. En los primeros tres golpes descubrimos quién es Ankuro y su tremenda habilidad como carterista, a pesar de no formar parte de ninguna mafia en concreto. También se muestran las diferentes mafias de carteristas que coexisten en Edo, bastante famosas por aquel entonces, con una extensa galería de costumbres, una explicación de su jerarquía, y multitud de detalles más. Y finalmente, llegados al cuarto volumen, con las presentaciones hechas y la intriga en cotas muy elevadas, nos encontramos de lleno con la revelación de los motivos por los que Ankuro busca venganza. Un momento sumamente emocionante y rompedor, con un trasfondo que podríamos haber intuido... pero que se revela como una bomba.


Sexualidad y romanticismo


La mirada que emplean hacia la sexualidad del protagonista y su relación con su madre adoptiva/amante es sencillamente inaudita, mostrando el incesto desde un punto de vista romántico y muy sensual, con un punto trágico bastante intenso (hay que recordar que, aunque es su madre adoptiva, se llevan en realidad pocos años. Ella le acogió cuando Ankuro era un preadolescente y ella una adulta joven). En realidad, muchas de las escenas sexuales - que abundan en este manga - son muy curiosas, estrafalarias y originales, y nos muestran las inquietudes más recónditas de la mente de Kazuo Koike, que siempre ha imprimido una mirada entre lasciva y romántica hacia esta materia, ocultando una oscuridad que no suele mostrar en otras obras de samuráis. Pero en El carterista se desata en este aspecto... más o menos como en Son Goku: El héroe de la ruta de la seda, una obra también bastante sexualizada.


Una obra completa, explicativa y detallista


Pero también desata su pasión por el carterismo, es decir, de los ladrones de carteras, muy famosos a mediados del siglo XIX, donde Koike y Kojima nos retratan la historia personal, no solo de Ankuro, sino de una gran variedad de personajes secundarios riquísimos a nivel cultural, mostrándonos muchos de los duelos que realizaban los carteristas entre ellos, que consistían en ver quién robaba algún objeto antes. Al final, igual que samuráis o ninjas, los carteristas tenían un código honorífico muy importante, y desde este punto de vista, Kazuo Koike y Goseki Kojima consiguieron sacar a relucir todas las cualidades que hicieron de aquella 'profesión', una de las más temidas y perseguidas durante la época previa a la Era Meiji, a finales del periodo Tokugawa.


Edición


ECC Ediciones ha publicado, hasta el momento, 8 mangas completos de Kazuo Koike y Goseki Kojima, inéditos en España (Hanzo había comenzado con otra editorial hace años, pero se cortó su publicación, y ECC la ha retomado desde ese punto, publicando los 10 tomos finales). Son arte puro, todos con un tamaño similar para que se integren en una misma colección, aunque cada uno con unos colores de portada diferentes. Son preciosos. En este caso, El carterista tiene 464 páginas y la colección completa la formarán dos tomos en total.


La recuperación de todas las obras de Kazuo Koike y Goseki Kojima por parte de ECC Ediciones, se está convirtiendo en uno de los proyectos más ambiciosos e importantes de la publicación de manga en España. Cada una de sus obras - publicadas originalmente hace más de 40 años - es pura magia, poesía, drama, tragedia, honor, épica, venganza, intriga... y 'El carterista' en particular es tremendamente desgarrador, potente, sexualmente atrevido e insidiosamente intrigante, desembocando en una venganza gore, sangrienta y brutal.


También te puede interesar:

- Son Goku: El héroe de la ruta de la seda



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: