8/3/17

Paria vol. 3: Esta pequeña luz



El nuevo éxito de Kirkman.


Planeta Cómic publica el tercer volumen de la serie Paria (Outcast), un título aclamado por el público que ya cuenta con su propia serie de televisión, que al igual que el cómic, tiene unas muy buenas críticas generales y un nivel de violencia visual inusitado en el cómic mainstream.

Puntuación:
Puntuación de cómics
¿Te gusta este cómic?

Publicación en España: 'Paria vol. 3' por Planeta Cómic en enero de 2017.
Publicación original: Outcast #13-18  entre 2015 y 2016, por Image Comics
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Paul Azaceta
Portada: Paul Azaceta
Género: Terror, Gore
Formato: Rústica, 16,8 x 25,7 cm.
Páginas: 136 páginas, Color
ISBN: 978-84-16816-69-9
Precio: 15,95 euros

¿Sabe hacer cómics malos Robert Kirkman? Es decir, si se lo propusiera, ¿sería capaz de crear un cómic que no le guste a nadie? Porque parece ser que Kirkman tiene un poder que es justo lo contrario de lo que planteamos: Es capaz de crear auténticos bombazos, cómics que no dejan indiferentes a nadie debido a las grandes dosis de calidad argumental consiguiendo crear unas atmósferas únicas en cada una de sus obras. Da igual que se trate de historias de zombies, como The Walking Dead, de superhéroes, como Invencible, o de exorcismos, como esta obra, Paria (Outcast), ya que siempre consigue dar en la tecla, siempre consigue entonar una historia contundente, profunda y repleta de personajes intrigantes dentro de una narrativa ligera, potente y que no escatima en violencia, ni mucho menos.

En el caso de Paria, la violencia es sencillamente bestial, una obra con unos estallidos que dejan sin hipo al lector, con mucha sangre y golpes duros, de los que duelen hasta de verlos, y todo ello dentro de una atmósfera sobrenatural como es el tema de los exorcismos, que poco a poco se va enlazando con el oscuro pasado del protagonista, que irá descubriendo lo que es en realidad y el poder que tiene con los demonios que exorcita de las indefensas víctimas humanas.


Pero... ¿de qué va realmente Paria?

Este cómic lo protagoniza Kyle Barnes, un joven que ha sido perseguido por las posesiones demoníacas durante toda la vida, como si se tratara de un faro que atrae a los demonios del inframundo. Y ha llegado el momento de encontrar respuestas y, junto al cura del pueblo, comienza a realizar exorcismos de diferentes personas, incluidos familiares cercanos, descubriendo poco a poco un terror oculto que le acompaña de por vida... Y en este tercer volumen algunos de los personajes comienzan a hacerse importantes, como es el caso del antagonista, aquel tipo sombrío que siempre viste de negro y que parece tener un gran mal en su interior. Por otro lado, empiezan a forjarse alianzas contra el mal y en el otro bando, y Kyle se ve cada vez más preparado para lo que se avecina.

Realmente llegados a este punto no sólo comprobamos que la trama es profundamente original sino que el futuro de la historia no se puede ni imaginar ni prever, y resulta cada vez más emocionante y excitante cada paso de página y cada fin de capítulo. Las obras de Kirkman son, normalmente, cautivadoras y absorbentes, destruyendo cualquier atisbo de monotonía, pero es que esta obra tiene una cualidad totalmente novedosa: No sabemos nada, ni del personaje ni de su poder, por lo que la intriga es quizá la mayor que hemos disfrutado en cualquiera de sus obras. Unido a ello está la agilidad narrativa en la que no hay demasiado texto (menos que en Invencible o incluso The Walking Dead) y olvídense de planteamientos sobre la sociedad humana que tanto prolifera precisamente en The Walking Dead, ¡aquí prepondera el gore, la acción, la enloquecedora y perversa sucesión de situaciones demoníacas! Y al final del tomo, como en los dos anteriores, no te queda más que un leve aliento y la melancolía de haber leído una grandiosa historia de terror... ¡y con ganas de mucho más en el cuarto volumen!


Paul Azaceta, el cocreador de Paria (Outcast)

Acompañando en esta aventura a Robert Kirkman nos encontramos con el dibujante Paul Azaceta, un dibujante todoterreno que ha colaborado en colecciones tan importantes como Daredevil, Spiderman, Punisher Noir, Iredeemable o AIDP 1946. Su estilo recuerda levemente al del ganador del Premio Eisner, Francesco Francavilla, sobre todo en el uso del color y que no define totalmente los marcos y contornos de los personajes, fusionándose perfectamente con el color y las sombras. De hecho las sombras juegan un papel preponderante en el arte gráfico de Azaceta y lo convierte en el dibujante perfecto para esta trama de terror y horror. No define demasiado las caras, ayudando - como hemos mencionado anteriormente - a crear ese clima tétrico, asfixiante e inquietante permanente. 


Edición

Estamos ante la misma edición rústica que utiliza Planeta Cómic para la serie The Walking Dead. Un tamaño normal de papel, de gran calidad y un color muy vivo, y respetando la edición estadounidense al máximo. La traducción es perfecta y la rotulación también.


En conclusión...

Es una grata sorpresa comprobar que Robert Kirkman sigue en forma, creando grandes historias dentro del cómic que rápidamente son adaptadas a la televisión. Paria (Outcast) estrenará muy pronto la segunda temporada de su serie (en abril), y mientras tanto Kirkman y Azaceta siguen construyendo el mito, una historia dura, exageradamente hostil y violenta, y profundamente excepcional, donde misterio, intriga, terror y demonios se mezclan, dándonos grandes dosis de acción y horror. Todo ello con una narrativa ligera, repleta de palabrotas y mucha oscuridad, en lo que ayuda mucho el estilo gráfico de Azaceta.


La serie de moda. Terror e intriga, con un punto gore y muy mala leche...


También te puede interesar:





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

También te puede interesar: